Skip to content

En las redes sociales nadie es totalmente anónimo (mis paranoicos delirios sobre las redes sociales)

abril 16, 2012

Quienes me conocen de vista creen que soy un tipo serio y formal. Pero quienes realmente me conocen saben que soy algo paranoico.

Yo considero que cierta dosis de paranoia es saludable. No se trata de imaginar peligros inexistentes, se trata de crear escenarios posibles de riesgo. Mi paranoia consiste en imaginar que algo podría salir mal, en pensar qué riesgos existen, cuáles los obstáculos que podrían presentarse en cada situación. Finalmente, según las Leyes de Murphy, “si algo puede salir mal, saldrá mal en el peor momento posible”. Resulta entonces que, no sólo soy paranoico, también un poco obsesivo.

Todo lo anterior viene al caso para justificar mi nueva paranoia. Ahora tengo miedo de Twitter y en general hacia todas las redes sociales. No es algo nuevo. Mi temor hacia Facebook, una enorme maquinaria disfrazada de red social que extrae información sobre nosotros, es algo añejo. Ahí todo parece estar controlado y supervisado, como si un gran ojo viera todos los detalles y llevara registro de ellos. Es por ello que a Facebook lo uso nada más para mantener contacto con personas a las que no puedo contactar por otros medios; es un mal necesario, pero procuro no alimentarlo demasiado con datos demasiado personales: nada de fotos familiares, fechas de cumpleaños, encuestas o jueguitos. Dice el dicho: “Si el producto es gratis, entonces el producto eres tú”.

En cambio Twitter es distinto. Ahí la comunidad tuitera es más abierta, más relajada y más irreverente. Twitter no posee mi información como un bien que pueda revender. Allá no soy un producto. Si Facebook me parece un salón cerrado, Twitter se me figura una plaza abierta en la que todos hablan y cualquiera puede escuchar; pero también parece que entre tanta gente nadie le presta atención a quienes no somos líderes de opinión, ni “tweetstars“, ni gente pública. En Twitter me sentía a gusto considerándome uno más entre tanta gente anónima.

Pero, y aquí empieza mi paranoia, tal vez esté equivocado. En las redes sociales nadie es totalmente anónimo.

Ahora que en México se acercan las elecciones para la presidencia del país estamos en plena etapa de campaña, y las redes sociales sociales son arenas importantes en donde se libra una guerra de declaraciones. Facebook y Twitter se han convertido en campo de batalla de los partidos políticos. Allá se enfrentan los candidatos y sus ejércitos, humanos y robots, radicales y moderados, todos contra todos.

Y en medio de esta guerra estamos los ciudadanos comunes, los no líderes de opinión, los no famosos, los anónimos. Sin embargo, en esta guerra electoral hay muchos intereses y muchos grupos detrás de ellos, la mayoría legales, otros ilegales. Volviendo a la analogía de Twitter como plaza pública, en este momento la plaza está ocupada, llena de manifestantes que marchan apoyando cada quien a su grupo. También en esta plaza hay varios agentes de todos los partidos políticos. Infiltrados también hay varios personajes que toman nota de lo que decimos. Y es que, a diferencia del mundo real, en las redes sociales todo quedará registrado; cada palabra puede ser almacenada, procesada y recopilada; cada ciudadano puede ser vigilado en su conjunto y de manera individual. Si existen las herramientas para ello, ¿por qué los que hacen las campañas electorales no iban a utilizarlas? ¿Y los grupos que operan fuera de ley? También ellos tienen las mismas herramientas.

Yo sigo en Twitter las cuentas de varios candidatos, de hecho los sigo a todos para que no se diga que favorezco a alguno. Pero algunos de ellos, y organizaciones políticas afines, también me siguen a mí. ¿Por qué? ¿Por qué a mí, común y anónimo? ¿Qué soy yo para ellos? ¿Un contacto? ¿Un posible partidario? ¿Un posible adversario? ¿Un producto?

Más aún, no conozco a todos mis 108 seguidores. ¿Qué soy yo para ellos?

Mi paranoia crece.

¿Cómo utilizan los partidos políticos las redes sociales? ¿Tendrán identificados quiénes hablan a favor y en contra de ellos? ¿Qué harán con esa información?

¿Aparecerá esto que escribo en un informe junto con mi nombre y fotografía? ¿Quién lo leerá?

En las redes sociales nadie es totalmente anónimo. Y aún si me propusiera ser anónimo siempre habrían pistas que pudieran relacionarme con mi yo real.

Por todo lo anterior he decidido retirarme un tiempo de las redes sociales, hasta que la plaza pública vuelva a estar en calma y los partidos políticos hayan dejado de considerarme un producto. Para entonces la plaza estará bulliciosa pero menos vigilada, y mi paranoia haya regresado a un nivel manejable. Sin embargo no puedo dejar de preguntarme:

¿Cómo utilizan las redes sociales las bandas de secuestradores? ¿Buscarán en ellas los nombres y datos de sus próximas víctimas?

Mi paranoia se hace más profunda y oscura.

No comments yet

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: