Skip to content

No eres tú, Windows: soy yo

febrero 11, 2010

Windows, lo he estado pensando mucho. Creo que tenemos que hablar.

Mira, yo siempre he tratado de que nuestra relación funcione pero creo que lo nuestro no puede continuar.

Yo te conozco desde hace muchos años, desde tu versión 2.0 para ser precisos. Confieso que al principio no te comprendía, no te veía como un sistema operativo sino como una interfaz gráfica de la que se podía prescindir. Pero después reconozco que te esforzaste en mejorar y poco a poco me fuiste cautivando con tus habilidades hasta que te me hiciste indispensable.

Confieso también que tuvimos buenos momentos juntos, especialmente en el 2000 cuando te veía fuerte, estable y seguro. No eras muy exigente entonces, pocos megabytes de RAM te eran suficientes para trabajar con eficiencia. Pero hacia el 2003 comenzaste a cambiar, y no fue sólo el cambio de colores lo que me desagradó de tí. Algo cambió en tu interior, estoy seguro de que ya para entonces no eras el mismo de siempre. Solías ser muy seguro de tí mismo, pero eXPerimentaste una transformación y comenzaste a titubear y a volverte más inseguro y un tanto lento para recuperar tu seguridad.

Y nuevamente cambiaste. Visto por fuera parecías renovado con una nueva imagen. Por dentro albergabas nuevas inseguridades y algo más: te volviste más celoso. Incluso puedo asegurar que tu inseguridad afectaba mi estado de ánimo: ¡Me cuestionabas por todo! Me dolió ver que ya no confiabas en mí.

A pesar de tus fallas el mundo parece feliz trabajando contigo. Yo no puedo seguir contigo, me siento herido en mi orgullo. Cuestionas mis acciones administrativas, me espías y respondes con evasivas a mis preguntas. Además te has vuelto muy demandante y sólo quieres trabajar en los más nuevos equipos. Que otros sean felices contigo, yo no puedo continuar a tu lado.

Entiéndeme, no eres tú: soy yo que ya no puedo continuar en una relación tan asfixiante como la que me impones. Ni siquiera me permites estar a tu lado sin tener que pagar por ello. Ni que lo valieras. Lo siento Windows, pero no eres el único sistema operativo en el mundo: hay decenas mejores que tú y que sí me dan la seguridad, la eficiencia y el rendimiento que necesito.

Que seas feliz y ojalá algún día recuperes lo que perdiste. Pero a mí ya no me recuperarás. Lo siento.

2 comentarios leave one →
  1. Iram Alonso permalink
    octubre 29, 2010 5:02 pm

    queeeeeeeeee? por que le dices eso a windows estas loco la neta

  2. proteo2000 permalink*
    noviembre 3, 2010 11:03 am

    Iram Alonso:

    Estoy loco, ciertamente. Windows y yo tuvimos muchos buenos momentos juntos. Pero cuando quisimos formar una relación seria de trabajo entonces se echó para atrás y me dijo que él sólo quiere divertirse, no puede afrontar responsabilidades más serias. Ese fue el fin de nuestra relación. Ahora sólo nos saludamos por compromiso. Vamos por caminos distintos: yo quiero trabajar, Windows no está hecho para eso.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: